jueves, 10 de noviembre de 2016

La peor democracia

Pobreza
La recesión económica ha disparado en EE UU el número de menores de 18 años que viven bajo el umbral de la pobreza, desplazando al país por detrás de la mayoría del resto de naciones ricas. El 21% de los menores estadounidenses vive en condiciones de pobreza, según la OCDE, un porcentaje solo superior al de Turquía, Rumanía, México e Israel.
En EE UU, más de la mitad de los hijos de mujeres menores de 30 años son hijos de madres solteras, lo que aumenta sus probabilidades de vivir en la pobreza. Según un informe reciente del Center for American Progress, un tercio de las familias lideradas por una madre soltera es pobre. La desigualdad también se mide en el porcentaje de ciudadanos que viven en la pobreza, el 15% de la población. Esta proporción aumenta sin embargo al 25% de los hispanos y al 27% de los afroamericanos, muy por encima del resto de la población. (Cristina Pereda. Diario El País 28/01/14)
Para mas datos, www.children.org señala para el periodo hasta 2014, información proveniente de diversas fuentes:
  • La “línea de pobreza” federal en 2014 para una familia de 4 integrantes (2 adultos más 2 niños menores de 17 años) es de aproximadamente US$24,000. Sin embargo, los investigadores de bienestar social dicen que se requiere casi dos veces esa cantidad para obtener un grado básico de seguridad financiera. — Oficina del Censo de los Estados Unidos
  • 1 de cada 5 niños vive en la pobreza comparado con 1 de cada 8 adultos. Eso equivale a 15.5 millones de niños necesitados en los Estados Unidos. — Oficina del Censo de los Estados Unidos
  • Los niños y jóvenes en EEUU experimentan índices más altos de pobreza que en casi todos los demás países desarrollados. Solo Grecia, México, Israel y Turquía tienen índices de pobreza infantil más altos que Estados Unidos. — Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos
  • Casi el 40% de niños estadounidenses viven por lo menos un año de pobreza antes de cumplir 18 años. — Urban Institute
  • Entre 2012 y 2014, hubo una reducción en el gasto federal para la educación, nutrición, servicios sociales, educación temprana y cuidado de los niños. El gobierno gasta solamente 10% del presupuesto nacional en los niños —una fracción de lo que gastan otros países desarrollados—. — Urban InstituteChild Trends
  • Los niños pobres son más propensos a padecer de hambre. Asimismo, la inseguridad alimentaria produce un efecto permanente: bajo rendimiento en matemáticas y lectura, más problemas físicos y mentales, más problemas emocionales y de comportamiento y mayor probabilidad de presentar obesidad. — Feeding America
  • Alumnos de entre 16 y 24 años de edad de familias de bajos recursos tienen una probabilidad 7 veces mayor a abandonar sus estudios que sus pares más pudientes. — Departamento de Educación de los Estados Unidos
  • 24 estados y el Distrito de Columbia tienen tasas de pobreza más altas que el promedio nacional de 14.8%. La mayoría de la gente pobre vive en la región sur de Estados Unidos. — Centro para el Progreso Americano
  • 10. Un 86% de los niños cuyos padres no llegaron a graduarse de la secundaria viven en familias de bajos ingresos. Un 67% de los niños cuyos padres tienen un diploma de secundaria pero no una licenciatura universitaria viven en la pobreza. Menos de un tercio de niños pobres tienen por lo menos un padre con algunos créditos universitarios o educación adicional. — Centro Nacional de Niños en Pobreza
En el informe de UNICEF, disponible en  www.unicef.org/spanish/infobycountry/usa_statistics.html, es interesante observar algunas de las categorías en las cuales no hay datos disponibles. Pero podemos entender, en parte, estos y otros datos compartidos mas arriba, si sabemos que los EEUU es de los pocos países que no han ratificado la Convención Internacional sobre los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes (CIDN).

La CIDN es el acuerdo internacional mas importante alcanzado en materia de derechos humanos de la niñez. La ratificación por parte de los países obliga a volcar todos los esfuerzos administrativos, políticos y económicos para garantizar políticas publicas que aseguren el goce de derechos para todas las personas menores de edad.

Hoy, aquella definición expresiva de una época, "la democracia es buena para los niños y los niños son buenos para la democracia", pronunciadas por Alessandro Baratta en su celebre trabajo Infancia y Democracia (disponible en la web), debe ser pensada a la luz de lo sucedido en el mundo en el siglo XXI y los hechos devastadores de las crisis financieras que afectan a millones de niños en la "mas grande democracia del mundo", como gusta definir a los EEUU a cipayos, burros y trogloditas que merodean por los grandes medios de formación de opinión y comunicadores (¿?) pagos por las agencias de noticias, embajadas, servicios de información y financistas internacionales, grandes especuladores que mediante simples pase de mano han hecho fracasar las políticas de protección de la niñez, incluso en la cuna del modelo de vida americano: los propios EEUU.

Los datos que presentamos no provienen del Kremlin, ni de la guarida de los malditos Chavistas. La mayor parte, a simple vista, proviene de agencias y organismos públicos o semipublicos de los EEUU y UNICEF.

¡Que democracia es buena para los niños?